Atlas del
Conurbano bonaerense

Federal 1990 (E. Echeverría)

Características demográficas

La población del barrio Federal de Esteban Echeverría se compone en proporciones prácticamente equitativas de mujeres y hombres, representando aquellas un 52,1% mientras que éstos constituyen un 47,9%.

Gráfico 1: Distribución de la población por rangos de edad

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la encuesta realizado en barrio Federal (E. Echeverría). Julio de 2011. Base 8696 casos.

En la distribución de la población por rangos de edad se presenta una fuerte incidencia de la población joven observándose que el 47,9% son niños y adolescentes de hasta 17 años, el 12,0% tienen entre 18 y 24 años y el 34,2% tienen de 25 a 49 años. Apenas un 5,8% de la población del barrio tiene 50 años y más, al interior de cuyo grupo se observa que mientras que el 4,7% son habitantes de 50 a 64 años sólo un 1,1% se encuentra por sobre esa franja etárea.

Gráfico 2: Población según nacionalidad

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la encuesta realizado en barrio Federal (E. Echeverría). Julio de 2011. Base 8696 casos.

En relación a la composición del barrio según la nacionalidad de sus habitantes se observa, frente al 98,4% de argentinos, una baja presencia de extranjeros (1,5%). Con respecto a estos últimos un 0,8% son nacidos en Paraguay, un 0,3% en Chile y Uruguay (respectivamente) y un 0,1% en Bolivia. No pudieron registrarse datos al respecto sobre un 0,1% de los casos.

Los entrevistados del barrio Federal del Municipio de Esteban Echeverría son mayoritariamente argentinos nativos, en cuanto al lugar de nacimiento algunos refieren haber nacido en distintas localidades del Gran Buenos Aires, muchos de ellos en Monte Grande y también en C.A.B.A., relevaron tres casos de ciudadanos extranjeros provenientes de Paraguay, Bolivia y Chile, es destacable que los tres emigraron de sus países de origen a muy temprana edad.

La mayoría de los entrevistados ha tenido varios lugares de residencia previos a la llegada al barrio en diferentes localidades del GBA y mudanzas en sus lugares de origen, inclusive un caso en el que regresó a su país de origen durante un tiempo pero luego se asentó definitivamente en Argentina.

En algunos casos han hecho referencia a los motivos de los cambios de residencia entre los que se destacan la formación de una pareja o la separación de los padres, problemas familiares de otra índole como enfermedades y también por razones laborales, buscando mejores y más oportunidades de trabajo. En el caso de las parejas jóvenes, por lo general comparten la vivienda durante algún tiempo con otros familiares hasta que logran estabilizarse. Con relación al trabajo han hecho referencia a la falta de empleo en sus lugares de residencia originales y a la facilidad para acceder a uno en Buenos Aires.

Situación de la vivienda y condiciones de infraestructura

El barrio cuenta con las redes de agua y cloacas correctamente habilitadas, la provisión del servicio de energía eléctrica lo realiza la empresa prestataria de la zona sur, EDESUR, con medidores individuales para cada vivienda, también existe alumbrado público en todo el barrio. Reciben las facturas por los servicios urbanos que poseen y mayoritariamente han manifestado que realizan los pagos correspondientes, aunque algunos reconocen que no siempre pueden estar al día. En casos de atraso en los pagos priorizan el consumo de energía eléctrica por sobre el resto.

La red de distribución de gas natural, se encuentra en construcción al momento de realizar el trabajo de campo y los vecinos no han tenido que realizar ningún pago por el momento por las obras en desarrollo, suponen que deberán hacerlo cuando el sistema se ponga en funcionamiento. La amplia mayoría de los hogares utilizan el sistema de gas envasado (garrafas o tubos) como método de provisión. Uno de los entrevistados elevó una queja por el precio que debe pagar dentro del barrio por cada garrafa de gas, debido a que las sumas que han abonado oscilan entre $ 16 y $ 35.o de los servicios debido al corte de inmediato que sufren si dejan de abonarlo.

Con relación al servicio de telefonía fija, sólo en una de las entrevistas analizadas se relevó una referencia relacionada con el sistema satelital a través del cual gozan del servicio.

El servicio de recolección de los residuos urbanos sólidos, es realizado en forma diaria por la mañana y cubre a todos los hogares. El estado de algunas calles del barrio que no se encuentran transitables, principalmente por causa de las lluvias, es el único inconveniente planteado por quienes fueron entrevistados en el Federal.

En materia de transporte público de pasajeros, los vecinos son vehementes en afirmar que el mismo no ingresa al interior del barrio. Por tal motivo, deben ser prevenidos y sumar al tiempo de viaje el que les lleva caminar las cuadras que separan sus viviendas de las paradas de colectivos, como si también el tiempo de espera en las diferentes líneas, que en ocasiones se ve aumentado por falencias propias del servicio, debido a que algunas unidades no se detienen en los lugares que tienen asignados para el ascenso y descenso de los pasajeros. Esta situación se agrava por dos motivos, en primer lugar la localización del barrio no resulta estratégica con relación al resto del municipio, por otra parte el mal estado de algunas de sus arterias de circulación fundamentalmente los días de lluvia. El resultado de esta combinación es la falta de accesibilidad y conectividad del barrio con los centros comerciales y de servicios urbanos.

Cuadro 1: Viviendas según problemas de inundación en el terreno donde está ubicada

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la encuesta realizada en barrio del Plan Federal (Esteban Echeverría). Julio de 2011.

Con respecto a las necesidades del barrio, se destaca muy por encima del resto el pedido de arreglo de calles y veredas que menciona el 92,3% de los hogares del barrio. En menor medida otras cuestiones a mejorar que mayormente mencionan los hogares son: la accesibilidad a transporte público (31,8%), el acceso al servicio de gas natural (17,6%), la vigilancia del barrio por parte de la policía (15%), la construcción y arreglo de escuelas (10,4%), el alumbrado público (8,3%) y los recursos de salita y el acceso de ambulancias (6,3%).

Este barrio es producto de un proyecto que contempló la construcción de viviendas con los servicios de infraestructuras correspondientes y se construyo en el marco del Programa Federal de Construcción de Viviendas. Se trata de un barrio planificado en el que se respetaron ciertos rasgos de la trama urbana existente y el loteo tradicional de manzana de la zona. El tipo de construcción y la forma de distribución de las viviendas le otorgan características de barrio residencial.

Debido a esta particularidad que presenta el Federal de Esteban Echeverría no se registraron testimonios que revelen problemas de infraestructura en las casas que revistan gravedad. Sin embargo los vecinos entrevistados coinciden en señalar un problema que los afecta y los pone en situación de riesgo ambiental, a pesar de contar con desagües pluviales, sufren el anegamiento de calles y desbordes en las bocas de tormenta los días de lluvia. La falta de mantenimiento, de limpieza periódica del curso de agua y el mal estado de las arterias de circulación sólo agravan la situación.

Para los vecinos este escenario es muy problemática debió a que el tránsito y la circulación se ven interrumpidos también para los vehículos que prestan servicios, (policía, bomberos, ambulancias), así ni aún en una situación de emergencia de salud logran que ingresen los remises o ambulancias. Momentos en los que la falta de calles mejoradas o asfaltadas se hace más evidente. El predio se convierte en un lugar inaccesible con severas consecuencias para sus ocupantes. Uno de los vecinos repara también en la dificultad que representa para aquellos vecinos que padecen algún tipo de discapacidad física y deben utilizar una silla de ruedas para su traslado. En tanto otro de los entrevistados relata la experiencia que le tocó vivir, debido a la enfermedad de su madre, quien frente a la imposibilidad de contar con la asistencia de una ambulancia de situaciones en las que corría riesgo su vida, debió mudarse a otro barrio.

Con relación a los servicios de infraestructura básica el barrio tiene cubiertos servicios esenciales en las viviendas, conforme lo estipulado en el proyecto. Varios vecinos coincidieron en señalar la inexistencia de establecimientos educativos de todos los niveles dentro del barrio, son frecuentes las expresiones que indican que no tienen jardines de infantes, escuela que brinden la educación general básica ni las correspondientes al nivel polimodal.

Asimismo carecen de unidades de atención primaria de la salud que brinden un servicio constante a los pobladores, cuentan tan sólo con una unidad móvil que no cubre las necesidades del barrio, ni las especialidades médicas más requeridas. Cabe señalar que al momento de realizar las entrevistas se estaba construyendo una unidad sanitaria.

Orígenes y crecimiento del barrio

La población del barrio Federal es mayoritariamente de nacionalidad argentina, son pocos los relatos que reconocen vecinos provenientes de otros países, uno de los entrevistados hace referencia a ciudadanos de origen paraguayo.

También se relevó un testimonio que admite cierta unión vecinal entre aquellos que describe como gente de trabajo.

Cuadro 2: Hogares según percepción del crecimiento de la cantidad de personas en la cuadra desde que se mudaron al barrio

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la encuesta realizada en barrio del Plan Federal (Esteban Echeverría). Julio de 2011.

Acerca del incremento demográfico producido al interior del barrio, el 51,2% de los hogares considera que la cantidad de personas que habitan en su cuadra aumentó durante ese período, mientras que el 48,5% menciona que no.

Con respecto a la composición poblacional del barrio Federal, los relatos de los entrevistados se dividen entre aquellos que perciben que siempre se trata de los mismos vecinos y quienes advierten alguna pequeña modificación por el ingreso de nuevas familias.

La ampliación del número de miembros integrantes al interior de las familias es el cambio que perciben con más frecuencia debido al el nacimiento de los hijos en parejas jóvenes. Otra característica advertida con relación a los cambios dentro de los núcleos familiares es la respuesta afirmativa a la pregunta sobre la edad de las mujeres embarazadas existencia de un número mayor de embarazos a temprana edad.

Los hogares y la relación con el barrio

Algunos vecinos que respondieron la entrevista en profundidad hicieron referencias a vínculos que mantienen con el antiguo barrio, tanto en las relaciones personales como en el uso de los servicios que disponían. Mientras que otros declararon que pocas veces han regresado al viejo barrio.

Quienes reconocen frecuentar y mantener contactos personales conservan vínculos de amistad que con personas que continúan habitando los barrios en los que ellos vivían con anterioridad, algunos añoran la convivencia con los vecinos y los extranjeros formar parte de una colectividad.

En cuanto al uso de la infraestructura que les ofrece el lugar anterior de residencia pudo relevarse el testimonio de una vecina que continúa concurriendo a controlar y atender su problema crónico de salud en el centro de atención primaria en el que lo hacía antiguamente, porque está conforme con la atención recibida y fundamentalmente porque confía en el profesional médico que dirige su tratamiento y con los resultados del mismo.

Por ello vuelve al viejo barrio cada vez que debe controlarse o requiere nuevamente la medicación que tiene prescripta.

Los vecinos del barrio han debido adaptar sus costumbres y hábitos de vida como consecuencia de la mudanza, en algunos casos los cambios que debieron realizar les presentaron complicaciones, sobre todo en los primeros años, tanto en el trabajo como en la escolarización de sus hijos, en otros fueron beneficiosos principalmente por haber tenido mayores oportunidades laborales.

Con relación al trabajo, el problema que con más frecuencia se mencionó en el relato de los entrevistados, tiene relación directa con la distancia a los lugares donde desempeñaban sus tareas y la insuficiencia de transporte público de pasajeros que presenta el barrio y que dificulta seriamente el acceso del mismo a los centros urbanos y comerciales. Uno de los vecinos refiere haber tenido que cambiar de trabajo debido al tiempo que le insumía el viaje, el cansancio que le provocaba y el poco tiempo que le quedaba para compartir con su familia o realizar cualquier otra actividad. En otro caso también se hizo referencia a la distancia ya que antes de mudarse podía ir caminando a su trabajo. También se relevaron casos en los que la situación laboral no sufrió modificaciones y entrevistados que resultaron favorecidos ya que consiguieron trabajo luego de mudarse al barrio.

El otro conflicto que debieron enfrentar los vecinos del barrio a causa de la mudanza se relaciona con la asistencia de los hijos a las escuelas. Varios son los inconvenientes que mencionan los entrevistados en sus relatos, el principal es sin dudas la falta de establecimientos educacionales en el barrio y la insuficiencia de vacantes disponibles en los colegios ubicados en las cercanías.

La cantidad de población que se instaló en poco tiempo en el Federal llegó a provocar el colapso de las instituciones educativas, llegando a tener que esperar más de dos años por un cupo, esta situación se agrava en los niveles iniciales y en el polimodal.

Nuevamente, las distancias que debían recorrer y la falta de transporte público de pasajeros en cantidad suficiente y variedad de recorridos necesarios, fueron los argumentos expresados por aquellos que continuaron enviando a sus hijos a las escuelas ubicadas en los antiguos lugares de residencia.

 

La falta de lugar en los establecimientos provocó el ingreso tardío de algunos alumnos, es decir una vez comenzado el ciclo lectivo, agravando aún más las dificultades de niños y adolescentes, en la adaptación a la modalidad del nuevo colegio y en la relación con los compañeros nuevos, propios de cualquier cambio de escuela. También es producto de la falta de oferta de establecimientos educativos en el barrio o en las cercanías la dispersión que sufren los hermanos en algunos casos, que asisten a escuelas ubicadas en diferentes lugares, complicando a los padres la tarea de trasladarlos desde y hacia el colegio.

Varios vecinos se han referido a la necesidad de contar con jardines de infantes y escuelas de ambos niveles, EGB y polimodal, y uno de ellos reconoce un pedido formal realizado a las autoridades municipales a través de una de las escuelas que recibió más demanda de vacantes.

Del corpus de entrevistas no surgen cambios significativos en la composición de los núcleos familiares a causa del traslado al predio del Federal. Se registraron casos de algunas familias que compartían la vivienda anterior y separaron los hogares y una única referencia a un desmembramiento temporario mientras realizaba las tareas de albañilería y equipamiento de la vivienda adjudicada.

Cuadro 3: Hogares según voluntad de irse del barrio

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la encuesta realizada en barrio del Plan Federal (Esteban Echeverría). Julio de 2011.

Se observa que el 17% de los hogares quisiera irse del barrio y el 83% no quisiera irse.

Gráfico 3: Hogares que se quieren ir del barrio según motivaciones

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la encuesta realizada en barrio del Plan Federal (Esteban Echeverría). Julio de 2011. Base: 337 casos.

Entre las razones que dieron los hogares que quisieran irse se destaca, principalmente, que hay problemas de convivencia y mal ambiente entre los vecinos (27,4%), no les gusta el barrio en general (15,7%) y es peligroso y no hay seguridad (15,3%). En menor medida, entre otras razones que los hogares mencionan respecto de querer irse se destacan: cuestiones familiares o de salud (7,6%), falta de solución a problemas de las viviendas (6,7%), aspiraciones de vivir en un lugar que permita mejorar la calidad de vida y progresar (5,6%) y disconformidad con su situación de vivienda (5,3%).

Gráfico 4: Hogares que no se quieren ir del barrio según motivaciones

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la encuesta realizada en barrio del Plan Federal (Esteban Echeverría). Julio de 2011. Base: 1648 casos.

Si nos remitimos a quienes no quisieran irse del barrio, las principales razones que los hogares mencionan son: tienen su vivienda o están en plan para obtenerla (20,4%), les gusta el barrio (19,7%) y están tranquilos y cómodos (16,2%). No se registra respuesta del 38,8% de los hogares.

Los vecinos entrevistados coinciden en realizar una evaluación sumamente positiva de las consecuencias que la mudanza al barrio del Plan Federal, tuvo en ellos y sus familias. A pesar de los problemas en las calles por el mal estado del que se encuentran, de la distancia que deben recorrer para acceder a un medio de transporte público de pasajeros y las dificultades por la carencia de infraestructura que presenta el barrio para la atención de la educación y la salud de los pobladores, concuerdan en señalar que advierten un progreso y una mejora significativa en las condiciones de vida de la mayoría de las familias que viven en él.

Reconocen que han debido adaptarse durante los primeros tiempos, debido fundamentalmente al cambio radical de forma de vida por el que atravesaron, pero la comodidad que sentían en sus nuevas viviendas hizo que el proceso no fuera tan problemático. La felicidad del techo propio y el orgullo de sentir que poseían una casa que podrían dejar en un futuro sus hijos y que además ahora ellos vivirían con mejores condiciones de vida que las que ellos tuvieron de niños, ayudó a que la adaptación de viviera sin angustia.

Los entrevistados han realizado, en respuesta a la consulta, una descripción de sus nuevos vecinos y de las primeras impresiones y vivencias que pudieron experimentar en las relaciones vecinales. En general coinciden en señalar que se trata de buenas personas, trabajadoras, con las que se puede llevar una convivencia armoniosa. Algunos destacan que pueden contar con ellos por ejemplo para el cuidado de los hijos o en caso de necesitar algún tipo de asistencia. También mencionan que las relaciones fueron mejorando a medida que fueron conociéndose.

Las críticas el surgen del análisis de las entrevistas se relacionan con algunos comportamientos que observaron en cuanto a situaciones irregulares de algunas viviendas, ya sea instalándose en lugares que no les correspondía, vendiendo las casas que les habían asignado o utilizándolas únicamente los fines de semana, a criterio de algunos vecinos esta última actitud muestra que no tenían una auténtica necesidad de vivienda.

También con relación ocupaciones irregulares uno de los entrevistados recordó un episodio en el que una familia con niños fue desalojada por las autoridades municipales con colaboración de las fuerzas de seguridad, sin embargo también manifiesta que existen otras familias en situaciones similares que continúan ocupando las casas.

Del corpus de entrevistas en profundidad realizadas en el barrio podemos establecer que en general los vecinos dicen no tener mayores problemas entre ellos y sin embargo cuando fueron consultados sobre las ayudas vecinales que reciben o brindan, coincidieron en señalar que en general no existe una red de asistencia vecinal que funcione con cierta regularidad.

Sólo se pudo relevar un testimonio que considera que la presencia de ayudas vecinales es más frecuente entre aquellos vecinos que viven en casas tipo dúplex y agrega que en la cuadra donde reside advierte además muestras de unión vecinal y otro entrevistado que admite un intercambio de prendas de vestir y calzado. Por último también un vecino manifiesta su deseo de ayudar a otros pero reconoce su incapacidad para hacerlo.